Publicado el

¿Vas a hacer una mudanza? Nosotros te ayudamos

Hacer una mudanza puede resultar un proceso agotador, pero si mantenemos un cierto orden a la hora de empaquetar nuestras pertenencias, todo puede ser mucho mas llevadero. Por eso te vamos a dar unas pautas a seguir para que tu mudanza no se convierta en una pesadilla.

  • Adquiere tu material de embalaje

Puede parecer algo muy obvio, pero mucha gente comienza una mudanza sin cajas para guardar sus pertenencias, o sin planificar cuantas cajas va a necesitas, o lo que es peor, con muy pocas cajas para posteriormente cargarlas de peso pudiendo romper la caja.

Por ello es importante que hagamos un pequeño cálculo del material que vamos a necesitar para hacer nuestra mudanza. En nuestra web puedes encontrar diferentes packs en los que, en función de tus necesidades, te proponemos diferente opciones que abarcan desde las mudanzas mas pequeñas, hasta las mudanzas de una gran familia. Sea como sea, te damos una lista de productos de embalajes que no deben de faltar si vas a mudarte:

  • Cajas de diferentes medidas
  • Plástico de burbuja para proteger los objetos frágiles
  • Cinta adhesiva
  • Cinta adhesiva con la inscripción “Muy Frágil” para identificar las cajas donde van los platos, vasos, televisor, etc.
  • Rotulador permanente para poner el nombre a las cajas y así poder identificarlas fácilmente.
  • Caja armario si quieres transportar tu ropa de forma sencilla y sin doblar, evitando que le entre polvo. Además esta caja es muy útil ya que una vez terminada la mudanza, puede servirte para guardar la ropa de verano o inverno que no estés usando.

  • Embala por habitaciones

Es muy importante mantener el orden en todo este proceso, para ello recomendamos que vayas empaquetando cosas habitación por habitación. Mucha gente cae en la tentación de coger ropa de un armario, después se va a otro armario de otra habitación, posteriormente vuelve a la primera habitación para guardar otra cosa… y cuando se dan cuentan tienen varias habitaciones desorganizadas y con mucho trabajo aun por hacer.

Nuestra experiencia nos dice que es mejor ir por habitaciones, dejando únicamente lo mínimo imprescindible que se necesite hasta el día definitivo, de este modo todo será mucho más cómodo y te aseguraras de que no se te olvide nada.

  • Las cajas no son un baúl infinito

Es muy común de que por aprovechar las cajas, queramos meter todo lo posible en ellas. Esto, además de ser un peligro ya que la caja se puede romper y caerse todo lo que hay dentro, supone un engorro a la hora de mover las cajas, ya que es difícil mover varias cajas muy pesadas.

Nuestro consejo es que equilibres el peso de las cajas, para así poder transportarlas con facilidad. Si vas a empaquetar por ejemplo libros, usa cajas pequeñas, de este modo evitaras la tentación de cargarlas con excesivo peso.

También es importante que los objetos que van liado con plástico de burbuja, estén bien sujetos dentro de la caja, para ello puedes rellenar los huecos con el propio rollo de burbuja o con papeles de periódicos o revistas.

  • Paciencia y organización

 Parece algo tan obvio y tan fácil de decir, que a veces se nos olvida lo fácil (y difícil a su vez) que es mantener la calma durante una mudanza. Cuando comienzas a guardas tus objetos personales parece que jamás se va acabar, pero tranquilo, con organización y paciencia todo se termina.